Contribución suiza a determinados Estados miembros de la UE

Suiza participa desde el año 2007 en diversos proyectos que contribuyen a la disminución de las desigualdades económicas y sociales en la Unión Europea (UE). El país helvético toma sus decisiones de forma autónoma y acuerda directamente con los países asociados los proyectos que financia. El compromiso de Suiza es una inversión en seguridad, estabilidad y prosperidad en Europa. Al mismo tiempo, la Confederación consolida así sus relaciones económicas y políticas con la UE y los Estados miembros.

Contexto

En noviembre de 2006 los suizos con derecho a voto aprobaron una ley federal sobre la Cooperación con los Estados de Europa del Este. Con ello el pueblo aprobaba igualmente una contribución financiera para reducir las desigualdades económicas y sociales en la UE ya que, a pesar de la alta tasa de crecimiento, el bienestar en los Estados miembros de la UE que se adhirieron a partir del 2004 está repartido de forma desigual y la disparidad con respecto al resto de Estados miembros de la UE sigue siendo grande.

A finales de 2017 se consiguió el cierre exitoso de los proyectos relativos a la contribución a la ampliación en aquellos Estados que se adhirieron a la UE en el año 2004 (UE-10) una vez transcurridos los diez años del periodo de implementación. Tal y como confirma la evaluación independiente publicada en 2016, en la gran mayoría de los proyectos se consiguieron e incluso se superaron los objetivos. Por tanto, dichos proyectos contribuyeron positivamente al fomento del desarrollo económico y social en los países asociados y tienen un efecto a largo plazo. En diciembre de 2019 finalizó, también de forma exitosa, el período de implantación en Bulgaria y Rumanía. La contribución a la ampliación en Croacia dura hasta finales del 2024.

Segunda contribución suiza

El Parlamento ha autorizado el 3 de diciembre de 2019 una segunda contribución suiza en determinados Estados miembros de la UE en forma de dos créditos marco para la cohesión y migración. Con esta aportación Suiza desea contribuir a la reducción de las desigualdades económicas y sociales, así como a una mejor gestión de los movimientos migratorios en determinados Estados miembros de la UE.

El Parlamento toma igualmente la decisión de no asumir obligaciones basadas en los créditos marco siempre mientras que la UE adopte medidas discriminatorias contra Suiza. Es decir: Suiza no firmará acuerdos bilaterales con los países contraparte para la implementación de la segunda contribución suiza mientras existan medidas discriminatorias por parte de la UE. El Consejo Federal considera discriminatoria la medida referida a la negativa de la UE de prorrogar la equivalencia bursátil.

Al igual que la contribución a la ampliación, la segunda contribución de Suiza asciende a un total de 1302 millones de francos a lo largo de diez años, es decir, una media de 130 millones de francos anuales.

  • Están previstos 1102 millones de francos en favor de los 13 Estados miembros de la UE que se han adherido a la UE desde el año 2004, o sea, Bulgaria, Estonia, Croacia, Lituania, Letonia, Malta, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia, República Checa, Hungría y Chipre (UE-13). Esta contribución está destinada, entre otros aspectos, a reforzar la cohesión con el nuevo ámbito prioritario de la formación profesional. Según las prioridades de los países asociados y de Suiza también se pueden emplear recursos en otros sectores como la investigación e innovación, los sistemas de salud y seguridad social, la seguridad pública, el compromiso ciudadano y la transparencia, la protección climática y del medio ambiente, así como la financiación de las pymes.
  • Se destinarán 200 millones de francos en favor de los Estados miembros de la UE que estén especialmente afectados por los movimientos migratorios. Ello significa que también se considerarán en este sentido a los Estados miembros de la UE fuera del grupo UE-13. Con esta contribución Suiza apoya medidas destinadas a una mejor gestión de los movimientos migratorios.